Cómo es el Ojo y cómo vemos

Anatomía y Fisiología del Ojo Humano

 

El globo ocular tiene forma esférica, esta constituido por tres capas: una externa, una media y una interna. La externa formada por tejido conjuntivo resistente, en su parte anterior presenta una porción transparente: la córnea, la parte posterior la esclerótica de color blanquecino, es opaca. La curvatura de la córnea tiene un radio un poco menor (8 mm = 43 dioptrías) que el resto de la capa externa, de tal manera que la córnea está engarzada como un vidrio de reloj en la pared ocular. En la periferia de la córnea allí donde se continúa con la esclerótica, en toda la circunferencia - el limbo esclerocorneal - Inmediatamente por detrás de la córnea está la cámara anterior del ojo, ocupada totalmente por el humor acuoso, la cual está limitada por detrás por el iris y por el cristalino.

La capa media: la coroides es una membrana esponjosa de color café obscuro, formada principalmente por vasos sanguíneos que nutren al ojo y se llevan los productos de desecho. En la parte anterior del ojo, la coroides se une a una estructura muscular llamada cuerpo ciliar, que se continua con el iris, el cual le da a los ojos su color individual y que en su parte anterior presenta un orificio llamado pupila. La superficie posterior de la córnea y la superficie anterior del iris allí donde confluyen, forman un ángulo (seno camerular), esta zona tiene gran importancia funcional porque se encuentra el canal de Schlemn, por donde filtra y sale del ojo el humor acuoso.

Detrás del iris se encuentra la cámara posterior, limitada por delante por el iris, en la periferia los procesos ciliares (donde se forma el humor acuoso) y por detrás el cristalino. El cristalino se halla entre la cámara posterior y el vítreo, está suspendido del cuerpo ciliar por unas finas fibras - la zónula -. El espacio posterior del cristalino se encuentra ocupado por el vítreo.

La capa interna: la retina, es, embriológicamente una evaginación de la parte anterior del encéfalo, la retina está constituida por varias capas de células, una de ellas nerviosas, que contiene los fotoreceptores (conos y bastones), cuyos axones forman las fibras nerviosas de la retina que se unen en la papila para formar el nervio óptico, el cual conecta a la retina con la corteza cerebral occipital

 Para poder explicar en que consisten los problemas visuales más habituales, se hace imprescindible un conocimiento siquiera ligero de la anatomía y funcionamiento del ojo humano y del sistema visual en general.

 A grandes rasgos, podemos decir que el aparato visual se compone de: GLOBO OCULAR, vías ÓPTICAS y ANEXOS.

 El GLOBO OCULAR se compone de tres capas y tres cámaras.

 Las capas son: La ESCLEROCÓRNEA, la ÚVEA y la RETINA.

 Las cámaras: La anterior, la posterior y la vítrea.

 La esclerocórnea es la capa más exterior, y se compone de ESCLERA y CÓRNEA.

 La ESCLERA es la parte fibrosa que forma la "parte blanca del ojo", y tiene una función de protección. En su zona exterior está recubierta por una mucosa transparente llamada conjuntiva, cuya irritación da lugar a las conocidas y frecuentes conjuntivitis. Las también muy conocidas "uñas" son, asimismo, problemas conjuntivales.

 La CÓRNEA, es la parte transparente de la capa externa, es la "ventana óptica" del ojo, y su función es, lógicamente óptica.

 La ÚVEA es la capa media, y tiene tres partes: la COROIDES, que está en la parte posterior, y tiene una función tanto nutritiva como de pantalla pigmentaría (para evitar que entre luz en el ojo por donde "no debe"). El CUERPO CILIAR, en la zona media, formado por los PROCESOS CILIARES (encargados de la secreción del líquido que rellena la cámara anterior y que se llama HUMOR ACUOSO) y el MÚSCULO CILIAR, encargado de variar la curvatura del cristalino para poder enfocar a distintas distancias. Y la tercera parte es el IRIS, que está en la zona anterior (es la parte coloreada del ojo) y cuya función es regular la cantidad de luz que entra en el interior del ojo, para lo cual varía su tamaño según la intensidad de luz.

 Inmediatamente tras el iris, y unido a los músculos ciliares está el CRISTALINO, la lente del ojo por excelencia. Tiene forma de lente biconvexa y es capaz de variar su curvatura, y, por tanto, su potencia dióptrica por la acción de los músculos ciliares. Esto será lo que permita enfocar a distintas distancias.

 La RETINA es la zona "sensible" del aparato visual. Es donde se deberían formar las imágenes que vemos para poder "verlas" con nitidez. Su parte anterior es ciega, y su sensibilidad va en aumento conforme se va alejando de la zona anterior. El punto de máxima sensibilidad es una pequeña hendidura llamada FÓVEA, que es donde se encuentra una mayor concentración de las células responsables de la sensibilidad de la retina: CONOS y BASTONES. En la zona posterior hay una parte ciega, que es donde conecta el nervio óptico y se llama PAPILA.

 Las cámaras que forman parte del globo ocular son tres: la ANTERIOR, la POSTERIOR y la VÍTREA.

 La cámara ANTERIOR es la zona comprendida entre la córnea y el iris. Está rellena de HUMOR ACUOSO, líquido transparente producido por los procesos ciliares y que es desaguado por el ángulo que forman iris y córnea. Problemas en este desagüe producen, lógicamente, aumento de la presión intraocular y dan lugar al temible glaucoma.

 La cámara POSTERIOR, también rellena de humor acuoso, es la zona comprendida entre el iris y el cristalino, y es donde están los procesos ciliares.

 La cámara VÍTREA, es la zona entre el cristalino y la retina, y está rellena de un gel transparente y avascular llamado HUMOR VÍTREO.

 Las VÍAS ÓPTICAS constituyen la transmisión de los impulsos nerviosos desde la retina hasta la corteza cerebral a través del nervio óptico. Las células receptoras son los ya nombrados conos y bastones que transforman las imágenes recibidas en impulsos nerviosos que son trasladadas al cerebro a través del citado nervio.

 Los ANEXOS del aparato visual, son el SISTEMA ÓCULO-MOTOR, compuesto por seis músculos externos que provocan la movilidad del globo ocular. El SITEMA DE PROTECCIÓN, compuesto por ÓRBITA, PÁRPADOS, CONJUNTIVA, LÁGRIMA, VÍAS LAGRIMALES Y GLÁNDULAS LAGRIMALES.

 El ACTO VISUAL consta de 4 etapas:

  1. Formación de la imagen en la retina a través del sistema óptico (córnea, humor acuoso, cristalino y humor vítreo)
  2. Nacimiento del influjo nervioso que da lugar a:
  3. Transmisión del impulso nervioso a través del nervio óptico.
  4. Interpretación del impulso nervioso, en la corteza cerebral.

 Pero la formación de la imagen en la retina no es un proceso simple ni mucho menos estático.

 Un ojo normal, enfocado al infinito (a partir de unos 5 metros) está en reposo. Aparte de la posible contracción del iris para regular la cantidad de luz (como en una cámara fotográfica con el diafragma), la otra parte dinámica del sistema óptico, es decir, el cristalino, está en reposo. O sea, que el ojo humano para ver de lejos no necesita esfuerzo adicional.

 Lógicamente, un ojo enfocado al infinito, si no varía algo de su sistema óptico, verá borroso a una distancia próxima, al igual que si enfocamos una cámara de fotos a una distancia y fotografiamos a otra más cercana, la foto saldrá borrosa.

 Y lo que varía es el grosor del cristalino. Cuando precisamos enfocar a una distancia próxima, los músculos ciliares entran en acción y provocan un aumento de grosor del citado cristalino, aumentando en consecuencia su potencia (al fin y al cabo es una lente biconvexa) y consiguiendo el enfoque correcto. Este mecanismo se llama acomodación, y su fallo es lo que produce la presbicia, a la que llamamos comúnmente "VISTA CANSADA", y que veremos en otro apartado de este site.

 

Volver